Plan de Protección Guardsman

 

Guardsman lleva proporcionando el mejor cuidado para muebles desde 1915 y ofrece servicios y productos especializados en proteger, cuidar y reparar sus muebles de tela y cuero. Ofrecemos tranquilidad frente a accidentes cotidianos, tales como verter comida o líquidos, para que se pueda relajar y disfrutar de sus muebles nuevos.

 

 

¿Qué es un plan de protección Guardsman? 

Un plan de protección Guardsman es un seguro para muebles. Cubre sus muebles nuevos frente a manchas y daños accidentales durante cinco años. 

Durante este tiempo, podrá presentar tantas reclamaciones como sea necesario. No hay límite y tendrá cobertura para partes nuevas, mano de obra y elementos de sustitución hasta el valor de indemnización de su plan.  El valor de indemnización es el precio que haya pagado en un principio por su sofá. 

 

¿Cómo funciona?

  • Si tiene un accidente, podrá presentar una reclamación si descarga el formulario de reclamación desde aquí y nos lo remite una vez cumplimentado. Como alternativa, puede llamar a nuestro equipo de atención al cliente al 900816061
  • Si tiene una mancha, es posible que le enviemos una botella de nuestro quitamanchas especialmente formulado.
  • Si el quitamanchas no funciona, o si presenta una reclamación para un tipo de daño diferente, le enviaremos a casa a un técnico experto en reparaciones.
  • Si no es posible arreglarlo, no se preocupe. Sustituiremos o la parte o el mueble concreto. Si el modelo original no está disponible, le pediremos que seleccione uno similar.
 

¿Qué no cubre mi plan?

X La limpieza general, el desgaste habitual, manchas o suciedad que aparezcan de forma gradual, cambios de color, daños causados por mordiscos de animales.

 

Manchas accidentales

¿Qué cubre?
  • Comida y líquidos vertidos como curry, pizza, vino tinto o café
  • Fluidos corporales de personas y animales tales como sangre o vómito
  • Tinta de, por ejemplo, bolígrafos Biro, rotuladores o permanentes
  • Manchas no identificables como las que aparecen después de una fiesta
  • Pintura
  • Maquillaje y productos de aseo
  • Tinte que destiña (por ejemplo, de vaqueros o periódicos), pero sin ser resultado de una acumulación gradual
  • Manchas con aceite como las de grasa o de alquitrán, pero sin ser resultado de una acumulación gradual
  • Adhesivos y pegamentos
  • Lejías y otros productos para limpiar la casa
  • Líquidos ácidos como el vinagre y el zumo de limón

Daños accidentales

¿Qué cubre?
  • Roturas y desgarros que causen, por ejemplo, llaves y hebillas de cinturones
  • Rozaduras y arañazos en la tela
  • Quemaduras
  • Hilos sacados
  • Arañazos de mascotas puntuales